Felipe Errázuriz: "Nueva ley de Aporte al Espacio Públicocomplejizó los proyectos medianos"

A dos años de la puesta en marcha de los IMIV, el arquitecto realizó un completo análisis sobre cómo ha afectado al rubro.


En noviembre del 2021 entró en vigencia la nueva ley de Aportes al Espacio Público, en la que se establece que todo proyecto de obras debe presentar un informe de mitigación vial (IMIV). Esto incluye tanto megaproyectos hasta una ampliación de una vivienda, y el tamaño de éste determinará el tipo de Imiv que se realizará.

Un modelo que ha traído más que algún problema para el rubro inmobiliario y que a dos años de su puesta en marcha, aún existen zonas grises sobre su implementación.


Para conocer más sobre cómo se ha implementado esta ley, conversamos con el arquitecto, Socio de REC Arquitectos y Director de Inmobiliaria Activa, Felipe Errázuriz.

¿Cuál es el balance preliminar respecto del funcionamiento de la norma que usted puede hacer?

El tipo de aporte indirecto (en dinero) se produce al momento de la recepción final. No es muy posible hacer un balance aún, pero sin duda va a significar un costo adicional. Ahora, si este se traduce en un mejoramiento a un barrio, a la ciudad, uno estaría en principio dispuesto a hacerlo, lo que pasa es que no sabemos si eso finalmente va a ser así. Ahora, si la plata ve va a gastar bien o no, si las comunas van a ser capaces de tener los planes necesarios para hacer esas inversiones, porque en muchos casos esos planes todavía no existen.

Los aportes directos, que son los IMIV, sí tienen consecuencias más inmediatas porque tienen que ingresarse al momento de presentar el permiso y ya está ok en la aprobación final. Para algunos proyectos ha significado más tiempo en aprobación, más costo y más tramitación.

Lo que uno ve, es que en estos estados finales, no siempre lo que se hace es mitigar, sino que se suplen carencias de una comuna, como pavimentar una calle, por ejemplo y eso es una carencia. Hay un área gris aún, que en muchos casos injusto.

A su juicio, ¿en qué proporción aumentó la tramitación de proyectos y permisos de edificación?, considerando que hoy todos los proyectos deben tramitar sus permisos?

En los proyectos de escala media no tenía estudio de impacto, entonces se alargaron los plazos y han aumentado los costos. Los proyectos grandes siempre lo han tenido, por eso, el que el permiso tenga esta dificultad es menos grave para ellos, que para los mas chicos.

El proyecto grande tiene un impacto súper real, el proyecto de escala media es incrementable en el tiempo, la ciudad se va adaptando a éste, por lo que es más discutible que realmente requieran hacer estas mejoras especificas.

El objetivo de la ley siempre fue igualar la cancha, en principio es justo, pero una cosa es pagar y otra es tener que hacer un estudio y tramitar un estudio. Esto, más que igualar la cancha se la dificultó a la de escala media.

En qué proporción aumentó, con la nueva norma, la tramitación de permisos de edificación.

Para efecto de los proyectos mas grandes sobre 250 estacionamientos, no le significó un gran cambio. Para los proyectos más chicos, le aumenta el plazo por la tramitación de este tipo de estudio. Se alarga en promedio un 40%, que significan unos dos o tres meses.

Cuáles son a su juicio, las principales bondades y cuáles las principales carencias del nuevo modelo.

Yo no soy muy optimista del modelo, pero dentro de las cosas buenas que tiene, es que los proyectos de distintas escalas aporten. Es lo bueno del espíritu, pero es discutible de si en la práctica pasa.

Lo malo es que al todos los proyectos requerir estudio, se le alarga el plazo a los proyectos más chicos siendo una desventaja comparativa con los proyectos grandes y para la ciudad, los proyectos de escala media son más amables y menos resistidos por las comunidades.

La gran desventaja es que en vez de hacer más simple y objetivo el sistema, se complejizó más para los proyectos medianos. Es complicado porque te enfrentas a una incertidumbre ya que no sabes lo que te van a pedir, los criterios son distintos dependiendo de la comuna, consultores, etc. hay mucha arbitrariedad en el sistema, provocando un desincentivo.

En cuanto a la tramitación de los IMIV, ¿qué elementos consideran como óptimos y qué elementos creen que hay que modificar?

Nosotros hemos tramitados unos 3 o 4 imiv. Los plazos han sido cercanos a los esperados. Yo tenía susto de que fuera interminable y no ha sido así. Esto en mi experiencia, porque he oído distintas.

Creo que lo que hay que ajustar es homogeneizar los criterios de lo que se pide y avanzar mucho más en la predictibilidad del costo de medidas de mitigación, el ideal es que los proyectos puedan optar por hacer el estudio o pagar una tarifa. Sería un tremendo avance.

Respecto del anuncio de la ministra del Interior, hace dos semanas, sobre el aumento de presupuesto para incentivar la tramitación rápida de los permisos… ¿cuáles son sus comentarios?

Creo que hay tantas cosas en las que gastar el presupuesto que no sé si gastar plata en esto es el camino, creo que no.

Lo que falta es una fiscalización de cómo está el nivel de atraso de las direcciones de obra, que se haga un diagnóstico, que sea público la demora y los plazos, para buscar la solución.

Hay direcciones de obra a las que no le importa no cumplir con los plazos ni estar atrasado, por eso el esfuerzo debiera estar en hacer un diagnóstico de la situación. Y buscar un camino para mejorar.

¿Tiene estadísticas de cuánto aumentó la solicitud de permisos con la entrada en vigencia del nuevo modelo? /Existe alguna evaluación de su parte respecto de la cuántos permisos se tramitaban (solicitan) hasta antes y cuántos se solicitan desde la puesta en marcha.

No tengo esa información. Pero han bajado harto los permisos, creo que no es efecto de este sistema, eso tiene que ver con la incertidumbre país para los años que vienen.

La baja de los permisos no va por los IMIV, en mi opinión.

1 visualización0 comentarios